cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de junio de 2017

                                                                                                                                                         
                                                                                                                                                   
Regreso sin mirarme en la palabra:                                                                                           
regreso a volver de donde no he sido.                                                                                        
Sólo me acompaña la herida.








19 de junio de 2017

Así tu voz

                                                                                                                                           
Igual que la secreta voz del mar                                                                                        
tu voz ahonda en mi garganta:                                                                                           
vocal, espina, acento de los verbos                                                                                    
que reclaman temblor y carne.                                                                                            

¿Tendrá tu boca en mi boca el sabor
de la noche?, ¿sabrán tus labios
a poesía o de la curva trémula
de mi espalda regresarán de pronto
al ombligo que sueña con tu lengua?

Como la misteriosa suerte
de la ola, que va y viene y se pronuncia
todas las veces en la playa
tarareando espuma, sal y arena,
desnudándose entre las rocas,

muriendo sin morirse, así
la voz de tu piel se alza enigma:
adentrándome, interna se me clava.









17 de junio de 2017

Cuando el rojo arde

                                                                                                              
                                                                                                                                                      
                                                                                                                                                          
                                                                                                                                                          
                                                                       
                                                           Atravesar el mar,
               cuando el rojo arde
llamarlo poema ...


-

Como los niños, algunos días vienen con un regalo debajo del brazo.
Sucedió que el fotógrafo cordobés Juan Luis Seco De Herrera Lorenzo tituló una de sus fotografías (esta que os muestro, y todas preciosas, todas maravillas), con algunos de mis versos, y esto es para mí, y para ellos -mis versos-, algo muy especial y único.
Desde aquí quiero agradecerle la belleza que siempre encuentro en sus trabajos, el mimo con el que cuida lo que ve y siente desde sus ojos.
Le agradezco igualmente su amistad desde hace tanto tiempo, su educación y respeto, su hermosa forma de mirar y ver la vida. (Y no olvidaré nunca los dos trabajos en video que realizó con dos de mis poemas, tesoros que para mí parecen vivos)
Con mi admiración, gracias, Juan Luis, por compartir poesía y belleza a través de tu mirada.



Para los que queráis acercaros a sus creaciones os dejo unos enlaces:

https://www.juanluisseco.com/

https://500px.com/juanluisseco

https://www.youtube.com/user/Desideratum100/videos

https://www.instagram.com/juanluisseco/

https://www.facebook.com/juanluis.secodeherreralorenzo

-

Igualmente gracias a todos por venir,
por vuestras palabras, y también por los silencios


m.





16 de junio de 2017

                                                                                                                                      
                                                                                                                                      
                                                                                                                                      




                                                                                                                                      
                                                                                                                                       



Merlaska (del album Musical Landscapes)
Música de Vicente Orjales Galdo (Galdson)


http://galdson.com/










14 de junio de 2017

Bosque tropical

                                                                                                                                   
Te levantas urgente                                                                                                       
para tener a punto la mano:                                                                                          
después de cansarla se hace innecesario preguntar por ella:                                           
no está ni quiere saber nada,                                                                                         
ni de dónde procede el ruido
o hacia qué tendría que acercarse
para entender las palabras de las cosas.

Te levantas y todavía la noche
es una capa oscura sobre los campos dormidos,
el bosque tropical de tus dedos aún sueña
sumergido en la estepa del lenguaje.
La mañana parece un desperdicio.
A simple vista no alcanzas a ver más allá
de la primera sombra que tienes en el hombro,
el cuello no puede girarse
para comprender la lluvia
o intuir dimensiones de lejanía
en otros mundos ajardinados
de forma natural.
Estás despierta
y es sólo que lo estás como en un trance:
la realidad es un árbol que no se ancla al suelo.

La inercia de no estar te retiene en los ojos:
has olvidado que el cielo tiene nubes
o que puedes penetrar más adentro
de la recreación del agua
cuando baña la cicatriz de tus propios labios.









9 de junio de 2017

La respuesta del río

                                                                                                                                      
La respuesta del río es desnudarse,                                                                                 
atravesar tus labios con el agua,                                                                                       
describir en tu ombligo el curso                                                                                       
de la sed recorriendo los deseos                                                                                      
en la arritmia de su desorden.

Mirarte cómo bebes
del líquido manso en la orilla,

mirarte cómo tiemblas,

sentir fluvial incluso el alma.







8 de junio de 2017






















Se refleja

                                                                                                  
Se refleja en una pequeña gota que recorre el cristal. Sólo es una.
Se refleja y mientras cae el viento al otro lado no sabe que es invierno, no sabe que una flor se abre debajo de la tierra, abrazándose pétalo a pétalo al cuerpo sumergido junto a ella.                
Se refleja y una voz transparente, como si fuera la voz de un río atravesando el aire, viene hacia la suya, viene a mirarse en la misma caída del agua.                                                                    
Sólo es silencio, se dice, sólo es una, y la noche respira a través de los pulmones de una sombra.









6 de junio de 2017

La noche, como el hueso

                                                                                                                                    
La noche, como el hueso,                                                                                              
se adentra hacia la carne.                                                                                               
                                                                                                                                    
Con la voz casi extinta                                                                                                    
una mujer
entre la niebla escribe números
elegidos, si acaso
al azar o queriendo,

números como copias
de mar o acentos, tridimensionales
menguas en los espejos
alargados de los nombres,

anocheceres en caída libre
hasta el oxígeno
que no calma ni sueña
el agua anclada
a los regresos.









5 de junio de 2017

El ojo

                                                                                                                           
El ojo:                                                                                                                  
ojo que va escuchando                                                                                         
cada vez más deprisa                                                                                            
el rasguño de la semántica                                                                                     
a través del cabello
declarado culpable
de todo menos de soñar
o contener la noche y su derribo.

El ojo
como una grieta
sostiene en su iris la memoria,
se pregunta por alguien,
por si debe destruir
                  con un grito
la soledad y la abertura.

Como el agua incolora
el ojo
se destiñe y se clava,
no añade fuentes a la niebla,
no acumula regueros
en sus pupilas anteriores,
desconoce el dolor de los diamantes
y su música hundida.

Así el ojo en el negativo
del silencio, el ojo callado,
la pulsión de todas las voces
cuando vuelve a la casa
                             y busca
algo para cortar la cuerda,
algo que sin duda ha caído al agua.

Se ciñe el ojo a la mirilla,
observa incluso el sexo
y ahora construye una mano
en tentativa de suicidio.

No se pronuncia el ojo sino el párpado
con su lengua ceñida a la insistencia.
Toda la realidad del ojo cabe
en la sonrisa de una lumbre.

El ojo anuncia los cristales rojos,
se reproduce aislado, imita una palabra
deletrea un jadeo.









30 de mayo de 2017

Escarpe

                                                                                                                                
Un desnivel en el sueño.                                                                                           
Si mantengo la medida                                                                                               
y extraño                                                                                                                   
el imperturbable entorno                                                                                             

la oniria tal vez
sobre las torres
y las lechuzas
dándome la hora
con sus alas
en mi fase rem

o no mover los ojos
y agitarme
en mi reverso
de densidad precipitada,

qué envés o dorso
exhibe la cruz
de un cuerpo regresado
expuesto a la cadencia
de mi sudor.

A modo de llegada
el surco
que me envuelve
se desnuda
y me acoge
en su tierra volátil.

La osadía del descenso
esta exactitud
de pertenencia
al territorio,

la fruta
líquida en su belleza:

y si
también me seduce
gravitar el agua
despacio,

despacio
hablar mi carne
con el movimiento
rítmico
de un temblor
en la cumbre.










                                                                                                                                   
Como si un sol me deshiciera                                                                                       
nombro tu boca                                                                                                           
dentro de mí.









29 de mayo de 2017

                                                                                                                                             
                                                                                                                                             
                                                                                                                                             

                                                                                                                                                   
                                                                                                                                                   
                                                                                                                                                   
No agite mi voz nunca el aire.



















28 de mayo de 2017

Avistamientos

                                                                                                                     
Te vas con el recuerdo de las hojas                                                                                            
y la luz ambarina del ocaso.                                                                                                    
En las últimas páginas leídas                                                                                             
me queda la palabra de costumbre,                                                                                            
una marea azul y una palmera
que alguien olvidó en un desierto.

Cuál es el color de la sed,
o el color de las horas de la muerte.

Sin más camino que las ruinas
el ave se descubre entre las piedras;
ha visto huir tantas gargantas,
tantos avistamientos de mujer
buscando en la mirada del camello
la evocación del oasis perdido.

Te vas con el futuro y silbas
donde antes cantaban las dunas
su aria sedienta de horizontes
de vientres submarinos.

Te vas a resolver enigmas.
Te vas para quedarte.
Vas a pronunciarme deseo.