cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco


21 de mayo de 2016

todo todo eso


O un ruido
ni una mariposa
siquiera el gesto
de un árbol
o una señal
ni dos estatuas
o un cielo plomizo

no el desequilibrio
ni lo negro ni lo blanco
exactamente
no es la voz
ni de la imagen
ni del viento
o de una flor abierta

no un paraguas
sin embargo
tampoco el vientre
sobre el musgo
no la herida
incluso no
la carne

o es
tan sólo
todo

todo
eso.







19 de mayo de 2016

dime qué noche te descubre


Dime qué noche te descubre,
qué espejismo tienes delante
o si enfrente de ti los sueños
regresan como un barco a su sentencia.

En esta hora de humedad y silencio
la piel se manifiesta errónea,
no se sorprende si se mancha,
si se esparce sobre la voz
que respira invisible
cualquier forma de luz o sangre.

Dime qué noche es esta,
si has vuelto a casa y si la casa
te ha recibido como al viento.

Dime qué canta el frío
cuando no hay nadie
y alumbra las palabras
como alumbra los cuerpos
que desvanece el ocaso, y los ojos,

dime, sí, dime si tus ojos
todavía me escuchan
o todavía tiemblas.







17 de mayo de 2016

























pequeño poema de agua y sol


La mano deja la mano en el aire

la mano como el agua seca

y mis otros hijos al sol
desaparecen.






14 de mayo de 2016

 


Hoy quiero compartir con vosotros este momento de gran emoción para mí y mis versos, presentaros el libro Voces nuevas, selección XXIX, Editorial Torremozas, compartido con otras nueve poetas, y sus poemas escogidos para formar parte de la edición de este año.








Gracias a todos los que alguna vez os acercáis a mis palabras -en silencio o escribiendo vuestro pensar ante los versos-, a mi poesía que tantas veces se hace oscura y difícil de entender, o cada cual a su modo de comprender, como ha de ser la poesía, a cada uno le dice, le hace sentir y temblar de manera diferente.
Gracias si alguno de vosotros desea tener este libro y se hace con él, el primero para mis poemas, para mí, y también para las otras nueve madres primerizas que imagino en el mismo estado en que estoy yo (mar de nervios, emoción incontenible)
Me alegraré mucho si os gusta, si halláis en él un trocito de vosotros mismos.


Esta es la portada del libro, me parece preciosa.







Mi agradecimiento a la Editorial Torremozas por su labor de difundir la literatura escrita por mujeres, mi agradecimiento por esta hermosa oportunidad que le han dado a mis versos.

Otra vez muchas gracias a todos

montserrat m.


-


Enlace a la página del libro en Editorial Torremozas:

http://www.torremozas.com/epages/ea0701.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/ea0701/Products/CT0299

 

Enlace a su facebook:

https://www.facebook.com/torremozas






12 de mayo de 2016

Hilo


¿Vas a permitirle a la hebra
atravesar el agujero de la aguja
o el hilo se enredará en su nudo
y será la aguja la que se ensarte
haciéndolo sangrar
hasta que la sangre sea lo que importe
y lo demás se quede en el ovillo
enmarañando la sospecha
de otro agujero en el linde?

Como noviembre es una espada
y embiste los colores.

Qué puede hacer más daño,
te preguntas,
y al responderte el hilo.







11 de mayo de 2016

Sólo nombrar los paisajes


Que debería no hacerlo,
lo sé,
ni tampoco comprobar
que las palabras tienen su vida aparte,
que si te tocan debes decir, ahora sí,
estoy perdida y la plancha te recuerda
que dejaste a medio cocer los garbanzos
y el viento no cesa de soplar
sobre los negativos de antaño, a los
que no renuncias a pensar ni debajo del agua
o por encima de los relojes.

Que no debería, no,
lo tengo claro, ni desordenarme
como me desordeno la cabeza
o desear en la lengua todas las sílabas,
todas las intemperies de los verbos.

Debería saber qué día es hoy
y no tener que mirar el calendario
o guiarme por el caminito de hormigas
que va desde mi ombligo
a la corriente de la urgencia
-esta de mantenerme a salvo
detrás del origen del humo.

Debería, mucho mejor,
dedicarme al origami,
hacer y hacer pajaritas o pájaros
y consentir que griten en sus jaulas
de papel muerto, sin vida,
que hagan como que están vivos
pero que nunca entren a la boca
porque se harían daño
y al llegar la noche
hay bestias
y adverbios
que no renuncian
a la sangre.

No debería, no debería
no,
hacer del aliento una escritura vertical
que baje y baje hasta que se hunda
en ella y rodee las exclamaciones
de admiración del líquido
sujeto a la pendiente.
Ahí la cúspide de la palabra
es un secreto y se despliega
hacia lo íntimo.

No debería asomarme
ni salir de adentro
sólo sentir los pájaros
la jaula y su gerundio.
Sólo nombrar los paisajes.






28 de abril de 2016











Porque no es silencio
mi silencio
es la minúscula insinuación
de un ruido fértil
de una palabra
un verbo,
de un algo transparente
que se forma entre mis labios
algo que le ofrezco
a tu boca
con mi boca.







leernos


Leernos y leer entrando
como si al leer se pudiera
entrar a la palabra
a poseer el hueco
que queda entre el pensamiento y sus labios
-ese espacio no de vacío
sino profundo y habitado, angosto
interno-

Leernos la raíz cercana
a la boca, la tenue luz
en la escalera de los ojos
que corre hacia el encuentro
de nuestros pulmones, de nuestra sombra
custodiada por una transparencia.

Leernos si es posible
con la carne esperando al viento
con el cuerpo girado a la palabra,

leernos en el borde,
caernos de nosotros
uno en otro, otro en uno

y ahí leernos
       en el vientre
el alfabeto de las tripas,

leernos con la sangre
el alma.





15 de abril de 2016









La lluvia en tus ojos tiene otros nombres.






Mientras estoy a oscuras


Mientras estoy a oscuras la vereda
de mi garganta sabe, sin pudores,
ensuciar las palabras con temblores,
ceñir a su contorno una humareda.

A ver si viene el sol y desenreda
la niebla del pistilo de las flores,
a ver si entre la luna y sus colores
se logra distinguir su piel de seda.

Se acerca una luz pálida, indecisa
me ofrece el don de su pequeña espora:
mi voz se vuelve estambre en el tejido
amorfo de la noche, es el sonido
de una nube acostándose en la aurora.

Ya amanece en las flores su sonrisa.



(soneto)





28 de marzo de 2016

poema


Y al final volver, regresar
aunque sólo sea hacia la locura

y sea suyo el primer paso
no el de la voz y el recorrido

que no me lleve hasta la ausencia
o me abandone allí mi propia falta.









En la misma cantidad alegría
y tristeza, muchos litros de nervios.
Una emoción muy grande




Ediciones Torremozas
Voces nuevas 2016






17 de marzo, 2016