cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco


9 de febrero de 2016

poema


El ojo de la medusa
y su certidumbre
de tentáculo ortiga
                                                                                                                                    
que poca brevedad bajo el agua
                                                                                                                                    
no podrás verla
                                                                                                                                   
el cuerpo insumergible
y su crin de algas
                                                                                                                                     
nadie es más perfecto allá abajo
                                                                                                                                     
no podrás verla
aislarte del cordón umbilical
                                                                                                                                     
de tu propio ocelote
                                                                                                                                     
de tu saliva expuesta
a la planicie de mi aledaño
                                                                                                                                    
retorcido como la serpiente
que se arrastra maldita
en el reguero de tu semen
                                                                                                                                     
hacia tu falo de toponimia
azul
simétrica.






Adolezco en la espera


Adolezco en la espera de tus ojos.
Cuál es el nombre de los acertijos,
qué esperanza visible son los hijos
de la abstracción, la idea y sus rastrojos.

Aterida de grises y cerrojos
busco a la soledad en los sufijos
de la nieve, escarbo en los escondrijos
de un animal que aúlla sus despojos.

Contagiada de duelo desafío
a mi lengua de espina y pozo seco:
di, cuenta los segundos, tú que puedes
enumerar palabras y paredes,
háblale en lo profundo de su hueco.

Dile a sus labios, dile allí que es mío.



(soneto)



5 de febrero de 2016













poate că mâine


Poate că mâine vei rămâne adormită
și din largul pustiului
vei clipi din ochi privind cum plutesc peștii
sau vei ajuta cu mâinile tale
ca să dea din aripi păsările
care s-au rătăcit,

poate reușești să îți poarte de grijă
cuvintele și caligrafia lor
ce apără în toiul nopții
verbele de ele însele.

Poate înveți să pronunți cuvântul tăcere
fără de vocale, cu limba scoasă în afara
corpului prin neantul de azur
al mărilor celor mai adânci
și nelocuite,

poate că mâine te risipești
și vei povesti fără să vrei despre luminișuri
cărora le-ai dat nume evangelic
-amintește-ți-le ca și când ar fi fost cărți noi,
cum se deschidea pentru tine
fiecare pagină-
amintește-ți cum se iubesc rănile.

Poate prefer ca gura
să fie îndreptată spre cactuși
și să dea viață spinilor.



Traducción al rumano de Andrei Langa


....


Agradecida por esta bella traducción al rumano, lengua materna de Andrei Langa.
Siempre un placer, una ilusión muy grande.
Muchas gracias, Andrei



Además de en su blog, aquí mismo el poema en castellano: igual mañana






tu mano

                                                                                                              
No sabía que estuvieras tan cerca, ni tampoco si podía cerrar la mano.
No, no sé cerrar la mano.

Nada es más hermoso que una mano conteniendo todas las palabras que penetran.
Al abrirse parece un cuerpo, sobre todo si es tu mano
en la mía.





4 de febrero de 2016

latente

                                                                                                                                 
                                                                                                                                 
                                                                                                                                 
                                                                                                                                  
El rastro que deja la noche en ti
esa supuesta esquirla en tu ojo
para encontrar lo primitivo.










(fotografía de Helge W. Nygård)












29 de enero de 2016

pronombre de negación


me niego
                                                                                                   
no niego
                                                                                                   
sólo ofrezco mirar
y este hacer daño
con un pequeño ruido
                                                                                                   
si no existe lugar seguro
                                                                                                   
cuando la sangre está a salvo
y el instinto roza
como un verso
y das vueltas
                                                                                                   
y vuelve otra vez
corazonada de lo ajeno
tan propio
herencia para mis hijos
                                                                                                   
cactus
                                                                                                  
pájaros
que quiero matar
en cualquier sombra
siendo mía.







27 de enero de 2016

Algunas cosas


Algunas cosas
no le pertenecen al fuego.
Digamos que el aire se está quemando,
digamos que existe una diferencia
al aproximarse a la llama
y escuchar el sonido crepitante
de un insecto ya de humo.

Algunas cosas
como el silencio, cosas que al mirarlas.

Esas que desde el principio del tiempo
se parecen a la caída.

Algunas cosas, no las imposibles,
con su pequeña voluntad
de abrazarse al poema
y querer dormirse en su casa
o en el charco vacío
donde se anotan los incendios.


Cosas como nosotros.

Al final, también arden.






26 de enero de 2016

Una mujer lo escribe


Una mujer despierta,
coge sus jeroglíficos, su nombre,
hace un mínimo gesto -espina-
a la palabra, a todo
y de refilón el espejo
se le queda mirando
desde su condición paralizada.

La mujer, torpe y somnolienta
acaricia la lluvia, escucha el cielo
y lo dibuja dentro de su mano.

Con un poco de sangre
la mujer mezcla luces, sombras,
agua de relente, estaciones
de sequía y un casi amor
o amor del todo, de ese amor
que no se nombra pero que se lleva
por encima como si fuera un verbo
o una flor lloviznando.
Combina estados con ausencias,
invenciones imaginarias
con momentos que se improvisan
sobre la marcha mientras los zapatos
se descalzan de su metáfora
y entran los cuerpos a besarse
sus inviernos entre paredes.

Una mujer lo escribe, se acompaña
del cuchillo que atraviesa sus muertes.






25 de enero de 2016

El comiat













El comiat (El adiós) es el tema número 7 del nuevo álbum de Romà Alonso, Emocions (Ed. Picap)

Creo que ya se pueden escuchar en Amazon los samples (30 segundos) de cada uno de los temas que componen el cd.
Su blog


Mi agradecimiento siempre a Romà por compartir su preciosa música conmigo.






22 de enero de 2016

En algún lugar del sueño


En algún lugar del sueño amanece
como un dios tu lengua sobre mi cuerpo.

La geografía de aquel mundo
es distinta y no tiene fallas,
sólo algunos eclipses cósmicos
alteran la pertenencia del blanco
a la costa de los alientos,
allá en el sur de todo.

En algún sitio ocurre una parábola,
una curva tangente nos divide
y respiramos las palabras
de los sonidos del gusano.
No existe oxígeno en la fantasía,
su tierra nos recibe elementales
de mineral y fuego.

En algún punto de entonces el agua
nos intuye sólidos entre rocas
de cuarzo y jade, nos amamos
con la boca y con los cuerpos translúcidos.
El ocaso es la hoguera,
nos traslada a la médula
espinal del seísmo

Nuestra carne es aérea,
la entraña nos lo dice.
Es un decir luz intentando
que nos acoja y queme su belleza
primitiva.






21 de enero de 2016

oruga


Qué harás después
cuando las palabras lleguen al comienzo
y la sombra permanezca oscura
en su sombra residual.
Dime qué será de tus ojos,
de tu lengua y tu garganta,
y tu cuerpo, dime qué hará
si el origen de todas las orugas
está en la comprensión de lo que se desliza,

ese entendimiento menor
que a duras penas se somete a la metáfora,

-pero diré también lo que no existe,
lo que tu mano no acaricia
porque no sabe de la porcelana,
no conoce de los perros
su forma de aullar o de sonreír
con los dientes del poema-

Qué vas a hacer durante la huida:
dime cómo es la postura que te soslaya
hacia el exterior,
cuál es el nombre
que le das a la lluvia en tu memoria.

Qué harás y cómo vendrás hacia mí:
tendrás en los labios alguna cerilla,
de qué forma agitarás las manos para volar
hasta la inocencia del recuerdo,

qué ausencia más grande y desconocida
es esta que va formando las palabras,

dónde estabas tú cuando estaba yo
ofreciendo migas de pan a los gorriones
y a las víboras, dónde se me quedó la sangre
golpeando el frío con el mismo pan
convencido de ser tierno
y no el gerundio de una piedra.

Qué harás dentro de ti
con lo que encuentres en los verbos
cuando mueran, acaso hubo antes
algo que no doliera,
algo como mirar el sinembargo
de los peces en las vísperas
de un río turbio de pronombres,

dime como cuando en tu niñez
te subías a una rama,
dime qué te contarán las aves
que irán desde el sur al norte
para engendrar entre los hielos
una pequeña sed de agua agreste,
un amor
y tu cuerpo
sosteniéndome.


Qué harás entonces,
qué harás después, dime
al regresar al final del principio
del largo sueño de la oruga,
antes de ser insecto la crisálida
y morirse.







20 de enero de 2016










Encuéntreme el sol tan dormida
que no despierte ni el poema.