cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




26 de enero de 2012

El beso de la calma



La noche tiene lengua de cristal
alma de invierno crudo y piel de lluvia.

Cegadora es su bruma de agua y zinc,
alfabeto de amantes en la ausencia
liviana de su voz atemporal
mientras buscan en el desiderátum
alcanzarse en el beso de la calma.







1 comentario:

ANTIQVA dijo...

¡Que preciosidad de creacion...!

Otro abrazo mas, creo que el ultimo, ya que lo de mas abajo ya lo he leido otro dia, creo...

Un abrazo final, amiga