cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de marzo de 2012

Mírala



Mírala
ahí está ella
con sus labios rotos
su sonrisa lacia

mírala cómo mira el musgo
y lo acaricia
y lo bebe
y lo ama


mírala
ahí está contigo
mira cómo te mira y calla
con su boca en el suelo
a ras de poema enterrado
en una ecuación de letras
y números silenciosos


mírala
es ella
con su vientre de mariposas
con su piel por fuera
con su piel por dentro del alma

es ella
mira cómo te besa
cómo besa la lluvia
cómo te besa y se desangra


mírala
está temblando
es ella
en ella no hay mirada.





7 comentarios:

Gino Ginoris dijo...

¿Te dije que me estoy convirtiendo en tu Fan?
Logras que la poesía parezca algo tan fácil, se lee tan bien lo que escribes que pareciera que el poema ya estaba allí escrito entre el musgo y la lluvia, entre el beso que sangra y los deseos, solo llegaste tú y lo tomaste .
Me encanta.
Abrazo.
Gino.

Taty dijo...

Mi querida Ío:
Si, veo, observo y tiemblo, ante la poesía y maestría me rindo...Si, veo, observo y beso tus manos, pródigas de talento. Precioso texto mi reina
Besitos

David C. dijo...

muy bueno "ella".

Rayuela dijo...

me inclino ante tus versos, ío


besos*

ANTIQVA dijo...

"La mujer que amaba el musgo"... Que bello titulo para un relato...

Un abrazo, amiga

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso, Ío.

Un placer degustar tus versos.

Un abrazo enorme
Ana

enletrasarte(Omar) dijo...

una poesía muy bella,
saludos