cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




6 de marzo de 2012

O no me ven mis ojos




La cordura es un mal ajeno
yo elijo estar chiflada
pensarte con la boca
llena de golondrinas
o de buitres de cuello desplumado

prefiero quedarme en la yema
de un dedo apuntado a modo de arma
a la sien hundida en el albedrío
de arder cuando me dé la gana
con tus manos escuchando la muerte
desatada entre mis piernas

opto por mesarme los cabellos
por convertir en árbol
los puntos argüidos
en contra de la piel
del desnudo inocente

las espinas en llamas
mis ojos cuando ven
y no ven a la Luna
o la ven sólo a ella
o no me ven mis ojos
mirarte con el agua

y escribir, por supuesto
sin controlar las rimas
lunática en mi frente
en la raíz de olvido
de olvidarte en el hueco
o esconderte en las uñas
de una gata sombría

de una palabra a otra
aparezco en el ámbar
de una piedra incompleta
todos los verbos buscan
una sombra una vida
extraviada en la idea perniciosa
derrumbada en tu lengua


estoy loca y no niego ser radiante
en la oscuridad donde el labio se entrega al ruido.





1 comentario:

Miguel Angel dijo...

Pasión total. Elección personal, locura argumentada.

Cada vez que leo algo tuyo me quedo más sorprendido, llevas al límite los sentimientos, vives en ellos y ardes en su lecho. A veces uno siente no ser el objeto de tu deseo, pues hay tanta pasión...

Me tienes hechizado, aunque tal como hoy noto mucho dolor en tu alma y también me duele a mi un poquito.

No estás sola, al menos en lo que a mi respecta. Un beso muy fuerte y cariñoso.

Nota: No encuentro tu correo por tu blog, soy un poco torpe buscando cosas.