cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




6 de abril de 2012

En alta mar


Será mejor encerrarse en el puño
hacer caso a las palabras sueltas
que adornan el cuerpo en la insólita noche

buscar algún extremo para unirme
en el otro lado, extraña y atemporal
a la parábola de tu Luna
cuando delinea un camino
hacia el cristal del verbo

así, y bajo las cenizas de nosotros
florecen los preludios de las sombras
entrelazadas a las luces del desvelo
luces que silban y rompen el surco
de nuestras bocas en pendiente
labrando un poema en alta mar.















Música: Fragmento de Radio ballet
Eluvium







4 comentarios:

Perfecto dijo...

Aunque sea una alta mar, tormentosa como la que se adivina desde mi ventana hoy.
Paso a saludarla, Mi Querida Señora.

Besos.

Taty Cascada dijo...

Y así mi querida poeta, usted semilla y labra la poesía. No es necesario buscar significantes, a usted se le siente en el alma.
Besitos desde mi tierra de cobre, para sus ojitos que extrañan la melancolía del otoño.

Gino Ginoris dijo...

Hoy necesito ese mar y ese poema.
Luz en tus letras, el cuento anterior es muy bueno, como debe ser un cuento, sorprende tu llegada con la narración.

Abrazo.

ANTIQVA dijo...

Oh, unas bocas que labran de poemas los mares... Que bello...

Otro achuchoncito, Ío