cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




27 de marzo de 2012

Entre la yerba gris








Con los huesos sesgados
roza un geiser nocturno

se cimbrea hasta el suelo
parece que haya algo
entre la yerba gris.

Se expande en la certeza
de hallar un arco iris
oculto en lo imposible de un código de agua

una caja de música
donde guardó el silencio, desde el amanecer.


Una melancolía de nombre conocido
la convierte en metal de plata en la oscura noche
escena de dos ciegos
haciéndose el amor
en el poniente escaso de sus cuerpos sin piel.

Una mujer araña el cielo con las costillas
sus manos lloran, riegan el destino
de una efímera flor.








Fue una fotografía de Anna Bodnar la que inspiró los primeros versos de este poema; la imagen que acompaña es una parte de ella.





2 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Eso, eso, amiga... Que los silencios sean guardados, para siempre, en bellisimas cajitas de musica...

Un abrazo mas, amiga

ANTIQVA dijo...

¿De verdad esto está desde el dia 27...?

Uf, que lio...