cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de abril de 2012

Fuiste a caer




Fuiste a caer
donde nadie te esperaba

el ruido ensordecedor resistía
entre las fuentes del fuego
aclimatado a la voz en la cumbre
de la última de las historias
de oscuridad entre los labios.


Caíste repentina
fortuita en la ropa blanca
llena de polvo y tiempo sin aire
en las lápidas de los otros
convertidos en mármol
y en serpientes de verbos excluidos
por el precio de la vía láctea.

Las rupturas múltiples
se cuentan en el doble fondo
de la boca numerosa
en un capítulo menguante de la Luna
y no es que yo lo escriba cabeza abajo
sino desde el vientre.




12 comentarios:

enletrasarte(Omar) dijo...

una bella creación, saludos

Gino Ginoris dijo...

Me rindo a tus versos.
Abrazo.

Rayuela dijo...

desdicha y belleza, eso siento el leer este poema


mil besos, ío*

ANTIQVA dijo...

Ojala siempre que caigamos, algo que inevitablemente nos ocurrira, seamos capaces de alzarnos, con algo de dignidad si es posible.

Un abrazo fuerte, Ío

Perfecto dijo...

"..entre las fuentes del fuego.." Hoy me llevo este verso. Me sabe tan sugerente¡¡

Besos.

Taty Cascada dijo...

Desde el vientre se escriben las grandes verdades, y desde allí recordamos nuestras caídas...es la memoria de los tiempos.
Besitos mi reina de las palabras.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Gracias por tu visita...
Tienes un blog con una estética muy cuidad con unos estupendos textos.

· Saludos

CristalRasgado ... & ... LaMiradaAusente
________________________________
·

A nena do paraugas dijo...

Coma sempre, maxistral.

Bicos.

Antonio Porpetta dijo...

Gracias por tu gentil comentario y por el aire fresco de tus versos.
Un cordial abrazo.

Driver´s Seat dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ancalpe dijo...

Desde la cumbre de tus labios,
fuego y fuente de historias
y verbos de luna llena,
de blancos inmaculados y tiempo
con la boca abierta
que escriben versos boca abajo
con la pluma inmensa de tus manos.

Te esperaba...

Un beso, o mil, toma los que quieras en esta tarde de sol y agua.

Luis de Burg dijo...

porque todos caemos a la tierra, desde el cielo nuestras almas y desde el vientre nuestros cuerpos...

hermoso como todo lo que escribes, una vez leí en tu blog que ya no escribirías, lo cerraste al mundo y el mundo se hizo mudo sin tus versos, hoy que te he vuelto a encontrar, desearía darte mil besos, pero estoy tan lejos...