cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




18 de abril de 2012

Los pájaros aquellos




Así cuando te vas
me hago dueña del todo
del cielo sobre el mundo
del océano
puesto a florecer cada noche
en la comisura de mis piernas

me poseo a mí misma
con el frío de la mano
que no tiene tu piel
ni es tu aliento
el que se exhala en el aire
urdido al pulso de un metrónomo


paralela a tu boca torrencial
abrazándome a tus ojos
miro en el mar de más allá el ámbar
donde conservé el silencio
y la vuelta al vientre
de las hormigas en las horas
geométricas de una palabra
reflejo en el ombligo

y los pájaros aquellos
estos de alas frágiles
los dedos mis dedos tus dedos
cada vez más míos
sin mí
y yo en lo oscuro


el agua reverbera con un eco imparable
yo no estoy no soy
ni amanece una rosa.





No hay comentarios: