cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




18 de mayo de 2012

No canta el mar




No canta el mar el nombre de las olas,
quedaron en la playa sus simientes
varadas como lágrimas ausentes
de la espuma del agua y sus cabriolas.

Las sirenas acunan caracolas
vacías de sonidos envolventes,
la arena se fusiona en las rompientes
con el paisaje gris de un rompeolas.

Un pez en la marea de la noche
nada entre luces frías y espejismos,
en su boca una flor de lluvia muere.

Queda el acantilado sin reproche
silencioso y reseco en sus abismos,
nadie escucha su llanto, un miserere.





-soneto-



3 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Que haran los peces, en la noche, cuando nadie los contempla...?

Un poema precioso, amiga

Un abrazo

Rayuela dijo...

bello soneto, las imágenes me envuelven

besos*

Taty Cascada dijo...

Soneto perfecto. Un pez lleva en su boca el símbolo de la belleza.
Besitos.