cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




27 de junio de 2012

Azul y huida




Las mañanas torcidas se enderechan
a golpe de padrenuestro
si crees en dios
o a porrazo de martillo
sobre la sien
porque amanece pero en la taza
y hasta en el mendrugo
sigue anocheciendo a sorbos
y a bocados de hiedra
se escurren por la faringe
los versos y los ojos

en el desequilibrio de la cuchara
tengo una pastilla y un pez de color
la primera blanca muerta
el segundo rojo vivo
si vivo para contarlo
desde cuándo estoy, en serio
desde cúando puedo verme
azul y huida y azul y de expresión
negra como la helada
sobre un verbo en cuaresma

pero el pez se mantiene a flote
y me mira y no sabe decir
por qué en el vientre en el que nada
tiene vértigo y tiene lágrimas
tiene, y no puede beber porque las piedras
no son rosas ni se pueden deshojar
leyendo melancolías a los besos
asomados al último balcón.