cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




1 de junio de 2012

En las luces del mar




en el renglón sin lengua de más abajo
tus ojos son el pronombre
que no escribo
porque me aprieto en las costuras
de las nubes peligrosas
y a su infancia menos inofensiva
en un día cualquiera
mi vientre asocia lo inmóvil
con un imaginario movimiento
de gravedad
o de inercia
a la mayoría de las ocasiones
que nadie camina por el sol
en su mayo de lluvia
tatúo el verbo indehiscente
en las luces del mar
que lamen tu boca.




6 comentarios:

Luis de Burg dijo...

me he sentido indefenso al leer esta entrada, como si escuchara, aquella voz detras de tu nuca repitiéndome tus palabras como si fuera parte de una canción, su voz tan hermosa, tan dulce, tan hipnotizadora, me dan ganas de volver atras e intentar, hacer todo lo posible por que no se me escape esos momentos mágicos, de los que hoy me hacen tanta falta para no sentirme tan vacío


pd: deberías de poner en automático la música, es muy hermosa que al mezclarse con tus versos, se hacen perfectas...

Taty Cascada dijo...

Poeta...Usted camina por el sol y se desliza por la luna. No me cabe la menor duda, que enciende la farola de las estrellas. ¿Betelgeuse es tu hermana?
Besos.

Rayuela dijo...

tatuar el verbo
que se lo llevará
el mar*

Oréadas dijo...

Ío nadie camina por el sol, en su mayo de lluvia, que bien que suena, siempre una delicia leerte.
Un besito

ANTIQVA dijo...

Solo para dejar un abrazo, amiga

Natàlia Tàrraco dijo...

Tantas y tantísimas sensaciones, imágenes...Besito.