cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




15 de junio de 2012

Un viento




Creyó que la había visto antes.
No sabía si mirarla de reojo, o no mirar.

Estaba delante de él, distraída en su tarea, enamorándole.
Quiso acercarse, sólo un momento, sentir en su piel la textura de la suya, aquella seda prometida en la perfección del trazo.

La imaginó entre sus dedos, pequeña, tranquila, leve como un suspiro en la madrugada, insignificante, como su muerte.
Tendió su mano en el aire, despacio, sin prisa, intuyendo que cada vez la tenía más cerca.
Un viento, la nostalgia, y ella se desvaneció.



No hay comentarios: