cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




25 de agosto de 2012

Algunos soles




La lluvia me mantiene intacta
a salvo en los lugares líquidos
que conservan en agua los estambres
de los pétalos rojos y los besos.

Acostumbrada al frío oscuro
recuerdo algunos soles blancos
los verbos, y en la boca la crisálida
de la noche de sal en los espejos.




1 comentario:

ANTIQVA dijo...

"Noche de sal en los espejos..."

Que palabras tan bellas, amiga, pero no acierto a comprenderlas. Es la magia de la palabra, que resulta bella aunque no sea inteligible.

Otro abrazo, Ío