cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de agosto de 2012

Me quedé atrás




Me quedé atrás
en algún extraño
movimiento nocturno
de antes de ser cierta
la vida a la sombra

en una inversión
dentro de la cápsula
de la metamorfosis
anhelante de la Luna

en la pupila del agua
al estrenarse los pétalos
de los lirios rotos
en el jardín
de las causas perpetuas

como la tierra bajo la tierra
me quedé atrás
con la lengua cavando
en el solio de la lluvia.




1 comentario:

Natàlia Tàrraco dijo...

Io delicada, casi nunca encuentro la manera de comentarte, y me duele, porque tus palabras me inquietan, penetran, duelen con suavidad y no nombro la ceguera.
No me canso de pensarlo, tu blog es sencillamente exquisito.
Pondré en mi blog la reseña y enlace de EROS, supongo que en ese libro muy tentador hay un relato tuyo.
Besito con espumas galegas.