cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




13 de septiembre de 2012

Cada sílaba




Volviste y me duele que el sol
sea diferente y brille nocturno
delante de mis ojos
también me duele mi clausura legítima
la tristeza del sueño
y la gota que me hace caer en la lluvia

No encontré un libro
para los corales que no vinieron
y desde entonces sólo existen en la nada.

pero te quiero
en este poema que no leerás nunca
y me duele contigo cada verso
cada sílaba que la piel traduce a rosas, las noches
entre los párpados cuando la herida
sale de su sombra y me busca
y me encuentra apoyada en la luz
de la luna mientras dos estrellas
se devoran a horcajadas
sobre tu nombre.

El agujero que me urdiste está lleno de oscuridades
y vivo en él
en los puntos de sutura
que no retienen la sangre ni cicatrizan
al animal que me huele en el rayo.




No hay comentarios: