cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




13 de septiembre de 2012

Es mío


Lo tremendo es esta gana
que me empapa por completo.
el sudor de la lágrima
turbia en el torrente bajo la herida
a flote en el agua del poema.

el color de las paredes es mío
no supongo más daño en la ausencia
ninguno me apuñala como el viento
que corta en dos mis iris.

he licuado lo innombrable
en cualquier idioma conocido
no conozco otra lengua
ni otra sangre que golpee tan deprisa
en la arteria sin ruido
que duerme muriendo en el océano.







No hay comentarios: