cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




30 de septiembre de 2012

Estares





Este es mi mecanismo de indefensión
abrir la boca como los pájaros
y comenzar a cantarte
abrirla y entonces no estoy
más que en este poema.







6 comentarios:

silvia zappia dijo...

resistir, tal vez de eso se trate

un placer leerte


abrazo*

Juan, Luciano y Gonzalo dijo...

Pequeño y precioso como una gema

Ío dijo...

Gracias, Silvia, Luciano.

Luis de Burg dijo...

mecanismo de indefensión.... esa sí que es una frase extremadamente nueva, no dejo de sonreír, me parece curiosa y a la vez tierna, de completa entrega, sumisa e indefensa, como un ángel esperando ser atrapada por el amor que la asusta y la complementa.... adorable

Ánima dijo...

Abres la boca y se te escapan los versos...así es...y yo les leo y les cobijo del invierno.

Abrazo.

Ío dijo...

No creo que haya frases nuevas, simplemente es que nos son desconocidas hasta que las leemos.
Me alegra que sonrías :))
Gracias y un abrazo, Luis.



Mis versos (como yo misma) gustan del invierno; nada mejor que el frío, o una tormenta, eso les hace salir a mojarse bajo la lluvia, a mirar los relámpagos nocturnos.
:))
Gracias, Ánima, siempre un plcer saberte por aquí.
Abrazo muy requetegrande¡