cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




27 de septiembre de 2012

Intención azul




Vuelve la melodía
con intención azul
y espejo de palabra
desde detrás del tiempo oscuro
de los pozos escritos en la lluvia.

Regresa con sus sueños
con pintura de labios de sirena
y te busca en el beso submarino
de las aguas saladas
en la marea y en su boca.

Viene la música
con su largo cabello de tormentas
con su carne de enigma
y su piel en la calma de tus ojos
se desnuda en silencio, tímida
mientras la tocas
y la descubres sólo tuya.




A Romà Alonso



7 comentarios:

Luis de Burg dijo...

me suena a muerte.... a ese momento clave en que agonizas y muentras la guadaña te arranca de este cuerpo terrestre.... unas manos conocidas te cogen para llevarte a ese lugar tan especial dentro de tu propia mente.... seduciéndote con su silueta entre la oscuridad del infierno donde tu alma se calcina para no despertar jamás.... un delirio donde lo eterno puede durar tan sólo un segundo, amplificado por el deseo de volver a verle, donde los sentidos van desapareciendo, pero tu alma los va creando de un modo diferente, mientras cruzas la frontera de una dimensión tan desconocida y tan temida como es la muerte..... adorable :)

Ío dijo...



Gracias, Luis

Romà dijo...

Gracias amiga

Supiste transmitir en poesía esos momentos que tan bien conocemos.

Siempre es un placer poder leerte y ser fuente de inspiración en el nacimiento de los sonidos azules que nacen en el bosque secreto del alma.

Tu amigo Romà





Ío dijo...

Gracias a ti, Romà

ANTIQVA dijo...

La música, en la noche, es azul...

Quisiera uno tener sueños azules...

Un abrazo, amiga

manuharo dijo...

Nunca es bella.
Fue un sonido metálico y corto,
desde detrás de él, a un metro,
un hombre disparó su revólver,
la bala se enfrió rápidamente
después de quedar quieta
en el interior de su cráneo,
unas cuantas palabras pronunciadas,
aún no sabía que le había ocurrido,
miraba a su alrededor,
la gente se alejaba
y un hombre estúpido se moría solo,
dio dos pasos, se sentó en el suelo
y dejó de existir para siempre.

Ío dijo...

Es azul, Antiqva, yo lo sé, :)), gracias¡


Mi querido Manu, que terrible poema, cuanta soledad, y que triste, que triste me deja.
Y así todo, es muy bello, o quizás por eso mismo lo sea.
Gracias, y espero que sólo sean versos, y estés bien.


Abrazo enorme para los dos.