cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de septiembre de 2012

Todas las sangres




Impersonal en la batalla
no distingo amigo de enemigo
todas las sangres se parecen a la mía
todas salen de los escalones de la boca
de una virgen sin lengua
y se las come un dios
de ojos nocturnos.

Una cabeza habla
con dientes en la nuca
está mirándome desde el suelo
está en mi garganta su grito
en su piel la muerte
sembrando agujeros
en la esperanza de las heridas.

Un cuerpo exangüe
repta con palabras en el puño
ninguna tiene vida
a ninguna alcanza el olvido.










video







3 comentarios:

Ánima dijo...

Oscuro, mucho...

Mi beso, Ío, siempre en ti.

Ío dijo...

Gracias, Ánima, por acercarte estas tres veces, a pesar de lo oscuro de siempre.
Abrazos para ti

Ío

Nahuel dijo...

me encanto este poema, va lento y como ves que es tan corto deseas que sea así.

Un placer, Nahuel.