cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de octubre de 2012

La forma de la nada




Hay una manera imposible
de esconder las manos
en el humo de todas las noches
cuando el suicidio es esa identidad
acostada al lado de los huesos

hay otra algunos días
- recluidos en maletas-
envueltos en papel de colores
y rodeados de gente
a la búsqueda de un medio cuerpo inútil
con el que satisfacer su propia sombra
atándole de pies a los cuervos
y a las espirales de un poema.


variando la forma de la nada
los dedos son capaces de decir lo que piensan
una boca no es siempre una boca
y tus labios son el fin del mundo.




3 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Las manos hablan con su lenguaje de dedos y uñas esquivas. Gritan, blasfeman, acallan, dilatan; pero siempre expresan...
Besitos mi querida poeta.

Ío dijo...

Gracias, mi poeta.
Besos para ti

Ánima dijo...

Verso que dice lo que la voz enmudece, que sigiloso sacude este mantel incoherente, sin estruendos ni estridencias pero tan certeramente...