cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




29 de octubre de 2012

Sólo




Delante de mí no hay nadie.


te veo mientras me miras en los charcos sin brújula

ahondar en el agua que anuncia la sequía.


algunas veces emigro de mí

con los ojos agarrados al invierno.


y no me ves porque te pronuncio

y desapareces en mi boca. no hay nada delante nuestro

sólo carne líquida y este poema.




3 comentarios:

Óscar dijo...

Me gusta cómo inicias el poema, y también cómo lo desarrollas. Me quedo con esos "charcos sin brújula" y con toda la tercera estrofa.

Un breve comentario, si me lo permites: sería más correcto decir "delante de nosotros" que "delante nuestro".

Un abrazo, Ío.

ANTIQVA PHOTO dijo...

Me encanta esa contradiccion: el agua que anuncia la sequia...

Preciosas palabras, amiga

Ánima dijo...

...y no me ves porque te pronuncio

y desapareces en mi boca...

Ío...