cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




16 de noviembre de 2012

Con la mansa hermosura




Alrededor de mí
las flores se cobijan en la lengua
de la sombra de un lobo.

Cuántas veces las horas cuento
encerrada en los átomos
de los tiempos antiguos y dispares
jugando con las células del polvo,
con la mansa hermosura
de un puñal en el pecho
hendido a lo salvaje.


Un contorno me anuncia sal
en las escalas hacia el cielo.





1 comentario:

ANTIQVA dijo...

El camino hacia el cielo siempre esta salpicado de sal...

No te preocupes, amiga, simplemente es asi, siempre...

Un abrazo fuerte y feliz fin de semana