cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




6 de noviembre de 2012

En este frío




En este frío sin casualidades
tu piel es el estigma de la lluvia en mi vientre,
un cúmulo de acertijos en el tiempo soledad
de los océanos naufragados en ninguna costa,
y me pregunto, si es que el verso se deja
por qué llama a la muerte y al río,
por qué todos los nombres se ahogan
como piedras en el suelo;
pero por la boca entra la voz y sale,
la observo querer decirte y no lo niego,
me faltan manos para amordazar la lengua
cuando ensaya vocales en horas de ceniza.
Algo se ha quedado en la mitad del silencio,
una palabra me mira para que la toque
y comprendo su luz sus mareas la dolencia,
el bucle del recuerdo hundido en su tumba.





No hay comentarios: