cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de noviembre de 2012

La última noctámbula




Indómita
la última noctámbula
bailándole al crepúsculo índigo
con sinónimos de océano.

En el vértice de la lágrima
la matemática es legítima,
ópalo de ángulos y códigos
en la pirámide de los números.

De su éxtasis el escándalo en el trópico,
una libélula y su brújula de pájaros inútiles,
los tentáculos en las páginas póstumas.

La aritmética anómala
es el síntoma del antídoto aromático
para el arsénico de la víbora,
las células en sus tímidas cáscaras
y un satélite en tránsito en la aurícula.

Déjame en un vórtice cóncavo,
sonámbula los sábados bucólicos
idénticos a las cárceles monótonas,
en su gramática lúgubre y efímera.

Una catástrofe en el archipiélago,
al unísono la atmósfera y sus sílabas
en el relámpago de la glándula caótica,
súbito centímetro de imágenes prístinas
mostrándose como pólvora húmeda
en un romántico vértigo.

La pálida música en un límite recóndito
es el cómplice de la heurística,
un intríngulis onírico
de químicas y hálitos esdrújulos.







~esdrujulabio~





No hay comentarios: