cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de noviembre de 2012

La una treinta y siete




La una treinta y siete.
Un mosquito me zumba en la sien
y la Luna se encoge
en un arco iris sonámbulo.

Llueve en septiembre.

Un caracol cualquiera, uno
pequeño sin nombre,
sube por mi dedo
buscando el dorso de mi mano.

Le llamaré caricia
poema
agua
le llamaré Hombre
cuando tiemble espejismos
sobre mi boca con su lengua
y la noche nos entierre
en la violencia de su luz.



1 comentario:

ANTIQVA dijo...

Bellisima creacion, amiga, plena de metaforas y con un ritmo que me encanto

Otro abrazo, amiga