cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




25 de septiembre de 2012

Cristal oscuro




Pero no le vió, y en silencio se quedó el camino, bordeado por el paisaje de aquellos ojos que recordaba en los suyos.
No le vió y una lágrima quemaba el espejo hasta la profundidad del cristal oscuro, donde las voces se convierten en vidrios tiñendo sus pupilas de atardeceres abrazados a un rosal de viento.

Miró hacia atrás, sin verle, hacia el fuego que desnudaba a las nieblas, y era tan hermoso que sus tobillos se enterraron en la lumbre.





No hay comentarios: