cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




19 de diciembre de 2012

Hablas me dices




Hablas de mí
con el reverso de tus ojos,
me dices en lo callado,
en lo inusual de la voz del hueso,
esa voz con color de noche
empujada al vacío
de los azules de la mañana.

En la trinchera de tu boca
luchas conmigo,
me aplastas con la lengua
y contra tus dientes
el verbo toma las riendas
de mi carne esbozada
en el luto de tu saliva.

Me albergas en tu pecho
oculta detrás de la sangre
de una flor muerta,
cuántos de tus latidos le pertenecen
a la luna de mis labios.


No hay comentarios: