cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




18 de enero de 2013

Con los ojos dormidos




Mi tinta es transparente,
inútil en el trazo del verso
reunido en la comisura de la noche
que de tus labios parte
hacia la oscuridad más bella.

Me divido entre el blanco y el negro
al alcanzar el rojo de tu boca
con una brasa ardiente;
incendiar contigo el aire
es saborearnos los huesos,
lamer la orilla del paraíso
cuando nace y muere.

Todo es allí y es hermoso,
lento, como llega la flor a serlo
con una caricia del origen
de tu carne adormecida en mi vientre,
allí sólo existimos al morir
entre el amor y la sombra.


El lunar que sueña en tu lengua
me despierta en la nada
con los ojos dormidos.




3 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

No hago pie...no, y mis dudas y mis ensueños son deudas pendientes conmigo misma.
Besito cariñoso y agradecido siempre por tus letras, una por una.

Ío dijo...


Gracias a ti, Natàlia, bonita eres, :)
Cariños y abrazos para ti.

Romà dijo...

Que maravilla.
No tengo palabras.
Solo emoción después de leerlo.