cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de enero de 2013

Ella y su araña




Sólo ella y la araña
duermen como animales acorralados,
respiran espejos de belleza rota
y le extirpan a la Luna el indicio
de su garganta de víspera.

Sólo ella es la hija de la nada,
el renglón de aves sucias,
una noche de poemas- residuos
convalecientes en la crueldad inhóspita
de lo intáctil y dudoso.

Ella y su araña son naufragio,
material de derribo,
dos cuerpos angostos
atrapados en la grieta de un verbo mudo.




1 comentario:

ANTIQVA dijo...

Y ella decidió crear a la araña, a su imagen y semejanza...

Un abrazo, amiga