cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




17 de enero de 2013

Esta noche y otra más




Esta noche y otra más para las sombras
a los pies de la cama desnuda,
una noche más escuchando el ir y venir
de los pasos inencontrables en el alba
con los dedos vacíos de lunas
y la voz en el remanso inconsciente
de este ruido sin melodía,
un ruido amargo de piel impronunciable
tan oscuro como la boca
cuando la asusta un grito
gritado por nadie y por todos al unísono.
A lo lejos la luz se expande, ocupa,
me ocupa por dentro y no sé si es ella
o unos labios rojizos brillantes
y al mismo tiempo apagados, diciéndome
esto aquello, mientras me miro
y reconozco una mirada dentro de mis ojos,
creyéndome dormida.
Paseo sin tregua con ella
por los pasillos y alrededores de las heridas
de la hora veinticinco renunciando
a hacerme cierta en la negrura de un poema
en el espacio intermedio donde me duele
incluso el verso perdido en los andares
que parpadea mi lengua.





No hay comentarios: