cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




17 de enero de 2013

No sé cómo de lejos




No sé cómo de lejos puedo verte
cuando estás melindroso y abatido
pensando en vegetales, embutido
en cuaresmas de noche que no advierte
el paso de unos pies sobre la muerte.

No sé cómo mirarte. Sin sentido
llega con la penumbra un sordo ruido
de escarabajos negros, muy fuerte,
y viene a mi memoria el silogismo
de una gran conclusión determinante:
la patata en el huerto está vacía.

No me mires así, con nerviosismo,
es culpa de la oruga que, ignorante,
no sabe del veneno, todavía.

~soneto~



No hay comentarios: