¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.



Netzahualcóyotl de Texcoco


Península





En el ascenso a ti
dios pone oscuridad y pensamientos,
lágrimas imprevistas en jardines
aptos para la flor y su sonido nocturno.

En su totalidad de agua
una mujer es sólo una península.






4 comentarios:

enletrasarte (omar) dijo...

quizá lo breve, lo haga inmenso
genial poema
saludos

Ío dijo...


Gracias, Omar, por acercarse hasta aquí.
Saludos también para usted.


ANTIQVA dijo...

Todos somos peninsulas...

Todos precisamos de algo que nos una al mundo...

Un abrazo fuerte, amiga

silvia zappia dijo...

la belleza de tus brevedades es innombrable.

beso, ío*

Loading...