¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.



Netzahualcóyotl de Texcoco


Busco hacerle mío




Desayuno pan con cebolla,
ya sé que hoy no tocaba llorar,
pero hoy es hoy y se me atragantó un poema.
Aquí en la garganta le tengo,
como un clavo en su sombra
amanece despierto entre mis piernas
y después no puedo decirle,
se me rompe el verso, su labio,
se me rompe la oscuridad y camino a ciegas
entre las aves y sus picos,
con los huesos en la intemperie
y la razón en el mar.

En la penumbra de mi boca
sangra un papel y arde el tiempo,
las luces se coagulan en las marismas
de los deseos de la verdad probable,
una lágrima y su piel y su latido
duelen más cuanto más mueren
dentro del pecho de la noche y su refugio.

En la belleza del insomnio
busco hacerle mío,
le tomo la tinta, el aire y su ahogo,
tomo el color de los dedos,
la profundidad de su ola intacta
y al morir le respiro.




Loading...