cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




25 de febrero de 2013

El sueño de morir



El paso del desorden no se escribe,
se acalla en la muñeca.
El suicidio de dios y de nosotros,
el cuerpo de los ángeles caídos
entregados al sueño de morir
también en primavera, cuando el cisne
nos escucha en su vuelo
y la piel se declina en la laguna.

Te diré que los ojos se abandonan
en el aire al temblar con los espejos
de la luz inmediata al mediodía,
que la lengua no tiene certidumbres
al golpearse con el viento
que se mece en la tuya.


Hablo conmigo de mis versos,
todos en el peldaño de la noche
ensimismada y fría.





13 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Hablar con nosotros mismos...

Solo eso, en el fondo, es la poesia...

Un abrazo fuerte,Ío

Julie Sopetrán dijo...

Un monólogo que canta la muerte y revive el verso. Un poema escrito para los sueños. Precioso.

Ramón María Vadillo dijo...

Tienes Ío un blog muy bueno, lástima que por estética no pueda seguirte. Ya que no tienes formato de seguidores, sí lo sé soy tal vez, primario. Agur

Luis de Burg dijo...

que bonito!!!! me ha gustado mucho esta entrada.... es tan oscura y fuerte, que duele al leerla en lo más profundo del corazón..... el suicidio de dios y de nosotros.... la lengua no tiene certidumbres al golpearse con el viento.... simplemente excelente

Antonio Porpetta dijo...

Tus comentarios, querida amiga, no son tales. Son mini-ensayos tan lúcidos como profundos. ¡Gracias!
Un beso desde Madrid.

ñOCO Le bOLO dijo...


Y...¿aprovechamos ese poco?
Debiéramos.

· un beso

· CR · & · LMA ·


Oréadas (Darilea) dijo...

La noche y sus delirios, el día y sus batallas. Un beso Io

silvia zappia dijo...

todos nos buscamos, por estos días, entre nuestros versos

abrazo, ío*

David C. dijo...

Clave, la conversación de ese instante.
Saludos
David
Pd: He escrito un cuento en mi antiguo blog Cine para usar el Cerebro, se llama "Todos podemos ser gerentes".

ANTIQVA dijo...

Un abrazo, Ío... Es que pasaba por aquí...

JSR dijo...

Este oso chismoso lee también los comentarios de los otros. Pero si esta senda esta llena de vida. Sin luz, sôlo la luz de tus poemas. Leer el "suenho de morir" fue para mî desaparecer. Ya no ser lector u oso chismoso, sino dejar de existir. Una vez muerto sentî muchas cosas. Mis ojos que no eran mîos se abandonaron "en el aire al temblar con los espejos de la luz immediata al mediodîa". 8)

JSR dijo...

Este oso chismoso lee también los comentarios de los otros. Pero si esta senda esta llena de vida. Sin luz, sôlo la luz de tus poemas. Leer el "suenho de morir" fue para mî desaparecer. Ya no ser lector u oso chismoso, sino dejar de existir. Una vez muerto sentî muchas cosas. Mis ojos que no eran mîos se abandonaron "en el aire al temblar con los espejos de la luz immediata al mediodîa". 8)

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísimo, Ío.

Te sumerges en una profundidad abismal sin límites.

Abrazo enorme, amiga
Ana