cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




5 de febrero de 2013

Más para encontrarme




Más para encontrarme,
necesitas más de ti y de la resta
de nosotros, aquellos que no están,
y aún lo pienso cuando me habitas
engendrado en mi pulso
como una tijera de dolor
mientras el cuerpo aguanta
por fuera el regreso de la boca
al aire.

Del martes al lunes el orificio
crece y se ensancha en el embarazo
de los tiempos insólitos;
voy a parir tu nombre
como dan a luz las vírgenes,
voy a darte una conciencia,
una furia, un llanto de olas,
te daré muerte sin tregua.


El esqueleto de la lluvia me pertenece,
el retrato del silencio
es un dibujo a mano alzada sobre el labio,
un millón de letras no dirán jamás
tu lengua es esta, tu lengua es mi sombra.




No hay comentarios: