cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




15 de febrero de 2013

Nunca llegaré arriba




Nunca llegaré arriba desde el pozo
que me nombra las veces sin contigo.
Recorro cien alturas con mi ombligo
en la oquedad oscura del sollozo
de la noche cernida en el esbozo
recortado del aire. Su castigo
enajena mi boca de mendigo,
es sólo una demente con su gozo
sobre la lengua ardiendo entre cristales.

Escalo ríos muertos en la aurora,
subo crestas y bajo a los abismos
donde esperan los últimos seísmos
de las fuentes del mar. En esta hora
me acompaña tu piel entre las sales.


~soneto~

1 comentario:

JSR dijo...

Me perdonarâs pero leyéndote me imaginé a Chavela Vargas cantando tu ritmico poema. Nombras al final el mar porque en el camino lo recreaste. Es un poema lleno de ola. Llegas y llega uno arriba montado en sus crestas inapasibles. Tu oso