cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




1 de febrero de 2013

Ocho silencios




Tiene esta noche
voz de poema
llovizna, Luna
y corriente de mar,
de palabra en la piel
mansamente caída
desde las aguas
de la profundidad del labio,
ocho silencios
y una demencia azul
buscándote en la boca
para abrigarse en ti.










Música: Encuentro, Bso Lucía y el sexo
Alberto Iglesias






6 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

ocho, ni uno más...
noche, luna, mar, piel, aguas, labio, azul y boca ¿me descuento?
Me deja, dulcemente fascinada, la delicadeza de las imágenes tan etéreas que duelen, tanto como las palabras desplomadas lentamente, la música.
Besitos muchos.

enletrasarte (omar) dijo...

falta la música y es la primera parte de un fado
-buenísimo además-
saludos

Luis de Burg dijo...

lo que másm impacta de tu poema son los... "ocho silencios y una demencia azul buscándote en la boca para abrigarse en ti".... espectacular mente bien lograda con un final que conmueve, mil gracias por escribirla

ANTIQVA dijo...

Amiga, te dejo un abrazo fuerte, antes de que el "coco" se coma los comentarios...

Otro abrazo adicional

Julie Sopetrán dijo...

Me encanta el final, hermoso poema, siempre busco el ocho...

Ío dijo...


A vosotros, gracias.
Y buen día.