¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.



Netzahualcóyotl de Texcoco


Tu boca de Eva





Las veces que te encontré
tenías en los ojos una fiesta
de verso y espuma.
Estabas acostada en tu ombligo,
ese hoyo donde todo cabe,
donde eres tú en ruinas,
de nuevo edificada
y bella en la sombra
de los sudores del poema.

Habitabas el músculo
y decías,
cuánto decías, Marina,
con la piel luchando con el verbo
oscuro y límpido,
con las manos inconclusas
en las palabras bajo la tinta.

Ayer te vi,
paseabas en el eje de los renglones
con la lengua exacta de la lluvia
y del gozo somnoliento,
era la voz de una isla temprana
tu boca de Eva.


A Marina Centeno


Su blog ...
Poemas de Marina Centeno



[Imagen propiedad de Marina Centeno]


3 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Un homenaje precioso, amiga...

Un abrazo fuerte

Natàlia Tàrraco dijo...

Se pueden escribir y describir sensaciones de muchas maneras, tus versos me enredan en un viaje excelente, exquisito.
Un beso.

Julie Sopetrán dijo...

Qué bien le cantas a Marina Centeno, voy a visitar su blog. Un abrazo.

Loading...