cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




14 de abril de 2013

Entre el silencio y tú



Entre el silencio y tú
el acantilado al que me asomo
con las manos suicidas
sin poder sujetarlas a la resistencia
de la lengua de la tortuosa noche.

Esta es la luz ineludible,
cruda y sin intermediarios
en la boca escribiendo un principio
de cenizas análogas a un mundo insomne,
estos son los ojos que se enredan al deseo
en escondites ocultos tras el párpado
de la palabra amor.

Entre el silencio y tú
la piel cava un hoyo eterno
con los vacíos de ayer,
todos los verbos son ausencia
en mis labios sangrantes.



2 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Ultimamente, siento la imperiosa necesidad de ver mares y acantilados...

Incluso relincho de ansia...

Yo me entiendo, amiga

Julie Sopetrán dijo...

Precioso poema increbile donde el deseo y el amor se aferran a la palabra que es Poesía.