cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




26 de marzo de 2013

Solicitudes




Esta es mi esquina,
junto al charco de siempre,
donde mirarme a los ojos
es dolerme el humo
de los relámpagos enfermos de suicidio;
aquí espero a los habituales,
clientes de un día, del tiempo, que se fuman la noche
cuando las farolas anuncian el amor
en las aceras masticadas con chicle;
doy cien vueltas alrededor de la herida
y no tengo dónde esconderme de mi propia carne,
-eh, tú, guapo, ¿quieres que te la chupe?,
¿tienes frío?, yo estoy caliente,
ven y seremos felices mientras dure el tránsito
de mi boca por tu glande,
ven conmigo y dirán de nosotros que nos queremos
como se quieren los muertos sin lengua,
los que bailan al son del perfume
de las rosas agostadas entre las piedras,
ven y te escribiré en el polvo con el llanto
de los espejos retorcidos de mi sangre;
-hola, soy yo, ¿me recuerdas del beso?,
he traído un mapa de piel para que busques
el vientre y mi vulva,
para que tu mano en prosa no vacile al llegar adentro,
donde me correré cuando alcances la garganta
que será tuya por un manojo de agonías
y un minuto de tu semen.
Pero no te vayas, regresa, cariño mío,
soy dulce y se a lluvia,
juguemos a morirnos lentamente
mientras la esperanza se consuela
con nuestros cuerpos vacíos
y el pecado nos masturba con luces
sodomizadas en el mar que nos aísla
y nos suelda a la metáfora hiriente,
al amargor de la nada que oscila entre nuestros huesos
travestidos de animales feroces.
Vámonos a la sombra de la existencia,
allí te amaré como nunca,
gritaré tu estrofa con mi sexo tibio,
te haré la vida, te haré la muerte
con las líneas de las horas
silabeadas desde mi labio trémulo.

Antes de irte de mi voz
ámame y no me olvides,
dame unos versos sin rima,
tras la piel me aguarda el epílogo de este poema,
él es mi chulo,
yo su puta más desobediente.



No hay comentarios: