cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de mayo de 2013












Adagio for strings
Música, la más triste
Samuel Barber






2 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

El alma del neorromancismo... Me encanta.

Ánima dijo...

Profundamente triste y bello, Ío...imposible no emocionarse al verlo.