cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




20 de mayo de 2013

(∫)



La tangente de tu boca oscila en el grado de mi envés.

Con el movimiento de la curva
las rectas describen un arco equidistante
al álgebra proporcional de nuestra física ecuación.

Una derivada y su coeficiente poético
deducen el axioma indemostrable
de la teoría de un verbo dependiente
del logaritmo impar de los números de tu labio.

En la noche tiendo a cero
al saldar el delirio de la elipse con tu íntima igualdad.



3 comentarios:

Cecilia Montoya dijo...

Me encantó!!! un texto para pensar. Emociones y pensamientos, conviviendo a la par. La mejor forma de explicar teorías matemáticas!!! Te dejo un saludo

Julie Sopetrán dijo...

Interesante. Matemático. Tiene la cualidad de la exclusión del sujeto... Y también es un cero con valor propio. Muy muy bueno Ío. Me ha encantado, como siempre.

ANTIQVA dijo...

Diantres, veo que gracias al amor incluso las matematicas pueden ser bellas...

Quien iba a sospecharlo

Un abrazo, Ío