cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




4 de mayo de 2013

Espérame







Si me visto de accidentes
para llegar hasta tu sien,
ensañándome con verbos
de cara analfabeta
y mirada difícil,
si me sujeto a los imperdibles
del día oscurecido
y las manos las tengo en la palabra
cuesta abajo en la lengua,
y hacia dentro mi piel
es la piel de un pájaro
que llevó el viento
hacia ti,
espérame cuando esté contigo
en el ángelus de un poema,
en su memoria al anochecer.






6 comentarios:

g dijo...

Vestido de accidentes, ante la costa que bañan resakas y mareas, para tomar posesión o anclar el levante.

Leticia dijo...

Un laberinto con sólo una puerta de entrada y salida. Arcano matemático, medido por el juego de los impares del que la poeta escoge el camino hacia la boca entrada al laberinto del éxtasis deseado.
Un placer Ío.

ANTIQVA dijo...

Eso, eso, que el viento nos lleva, como pajaros debiles, a los brazos de la persona amada...

Otro abrazo, amiga

Ánima dijo...

...ensañándome con verbos
de cara analfabeta
y mirada difícil...

dichosos verbos esos que siempre ocupan y preocupan a la melodía de un verso...

Gracias, poeta...mil..

Julie Sopetrán dijo...

Precioso, precioso...

Cecilia Montoya dijo...

Una variedad de imágenes se repiten hasta el infinito, pueblan mi mente y llegan hasta mis emociones... Directo. Derroche de belleza en palabras y metáforas. Un cálido saludo