cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




8 de mayo de 2013

Incisión




No me preguntes cual dios muere,
ni por qué escucho el insomnio de la estrofa.
Mientras rezo todo es azul,
la profecía en la belleza
de tu nombre en susurro,
un cáliz para beber de lo eterno
con las manos y sus animales
trayendo hacia mí tus ojos.
Quedó en la voz la noche,
un rasguño en la letra me recordaba
los viajes de los ocasos hacia el beso.




4 comentarios:

Leticia dijo...

Aquí no hay silencio, la voz ha tomado espacio nocturno y penetra en un camino hacia lo tangible del momento del amor, el beso.Bello
Saludos afectuosos desde el otro lado del océano.

Paloma Corrales dijo...

Precioso. Un beso.

Julie Sopetrán dijo...

No hay preguntas, todo es Poesía y Amor.

ANTIQVA dijo...

Creamos a los dioses a nuestra imagen y semejanza...

Es por eso por lo que ellos, tambien, mueren...

Un abrazom amiga