cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




27 de mayo de 2013

Muertos




Este es el sitio, y no otro, para hablar de muertos,
para venir a verte,
aunque nada tengas que ver con lo que les digo,
-aléjate hasta mi carne-
y es que la pistola habla, dice agujero,
y así mata, con su risa de metal insensible.
Este es el lugar para mis muertos,
pieles, huesos, cadáveres,
y no ha venido nadie a echarles tierra en los ojos abiertos,
así pueden mirar alrededor de las lápidas escritas
en el ángelus de la noche.
Mis muertos son absurdos, estériles,
son células de papel
con cuerpo y patitas de gorgojo,
todos tienen cara bella aunque les salgan
gusanos donde antes estaba su boca,
su lengua es idioma conocido,
es afianzarme en el suelo y brotar de la memoria,
azul, silbando un trozo de fuego
para consolar a las almas en pena
que el sol embarazó en mi ombligo.
A su manera mis muertos
no necesitan cuidados ni amaneceres,
sólo quieren agua, pajarillos,
están con su hambre llorando
en el ángulo de una esperanza distinta,
a caballo entre la respiración y el sexo.
Con mis muertos hago el amor
en orgías de tríos y cuartetos libres,
me seducen con manjares de ceniza
y palabras de mar, desde allí, en lo hondo
del injerto de sus terminaciones nerviosas,
yo les amo las hechuras y el desorden,
me dejo querer por su belleza irreconocible,
por su sudor rodando sobre mis muslos,
adheridos a la melancolía de su tristeza perenne.
Pero regresa, amor, la lluvia tiembla,
mis muertos te esperan en la herida de la media noche.



8 comentarios:

Leticia dijo...

El amor y la muerte desde cualquier frontera... siempre mirándose a los ojos, lapidarias metáforas Ío. Algesia de ser y ver. Un placer visitarte te dejo un abrazo fuerte.

Cecilia Montoya dijo...

¡Qué fuerza tienen estos versos! cuántos sentimientos encontrados e ideas sobrecogedoras, estremecedoras. Cuando esta presente la muerte, todo lo tiñe de oscuro. Sin embargo hay un manto de belleza, que todo lo envuelve. Un abrazo

Ánima dijo...

Nunca se van ni se quedan, están bajo la capa que escapa a nuestro entendimiento...imposible no perderse para reencontrarse de nuevo después de leer tus versos...

Un beso, Ío.

JOSH NOJERROT dijo...

No hay que temerle a la muerte, sus acentos nos envuelven, sus luces y sombras convencen, pero no hay que tenerle miedo, hay que tomarlo como un paso mas, un consecuencia mas de aquello que nos envuelve...

alp dijo...

Muy bonitos versos..el otro dia estuve viendo con un telescopio la luna de crerca...una pasada...un abrazo desde Murcia...

Natàlia Tàrraco dijo...

El tema sombrío o no tanto, el tema a lo Baudelaire, flores, mal (?), gusanos y los muertos en su mundo invaden muchas veces mis sueños.
Ha sido un bello paseo por la muerte a tu manera, encarada, creativa hasta las cenizas y las flores marchitas.
Besito.

Miguel Ángel W. Mawey dijo...

Sigo por aquí, visitando tus muertos. No sé que decir de tus muertos, aunque quizás lo intuyas. Solo darte las gracias por ellos. El final, abrumador.

Julie Sopetrán dijo...

Im-pre-sio-nan-te... Me dejaste muerta en y con tus muertos. Un gran poema Monserrat. De antología. Me ha encantado.