cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




8 de mayo de 2013

Sé de un tiempo



Tiéndete aquí, conmigo,
junto a la palabra noche,
esperemos a que su enigma
abrigue los secretos de las manos
encadenadas a lo oculto.

Tiéndete entre mi cuerpo y la Luna,
en esa oscuridad sin nombre
que anuncian las bocas desiertas
bajo los álamos retorcidos
por la nostalgia de los días invisibles;
dame calor con tus labios
encendiendo paisajes y desfiladeros,
que no imagine tu carne otro edén
más íntimo y dulce que el entregado
en esta hora de gozo salobre.

Te llevaré entre agua y jadeos
al avemaría de la muerte entre mis piernas,
prisión y abismo rodeado de pétalos de flores,
rosa abrazada a la tibieza de la piel bajo tu vientre.


Sé de un tiempo que nunca existe,
sé allí de un siempre.


2 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Tierno, dulce, erótico, sensual... Todo un poema para ese tiempo del sintiempo que es el Amor. Me ha encantado.

ANTIQVA dijo...

El mejor sitio posible: entre la persona amada y la Luna...

Bellisima peticion, amiga