cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




23 de mayo de 2013

Seres



Cuando otros duermen
yo voy hasta lo negro
que da dos pasos hacia mí.
Alfabética y breve
surjo en el laberinto de la noche,
me opongo a tu existencia
y te concibo ángel
en el interior de las horas.



3 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

breve, imaginativo, bien logrado
saludos

Julie Sopetrán dijo...

¡Qué maravilla de poema!

Ánima dijo...

Ver aquello que deseamos no elude la certeza de lo real pero seduce...

Mi beso, mi sonrisa... :)