cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




21 de junio de 2013

Anatomía de negación




Digo que escribo, pero no.
La palabra es la otra espera
la soportada entre la carne y el hueso,
allá donde el perfil no se dice
y entre las sombras me callo.
Pero no escribo,
es una ficción inventada.
Como un juego o un ritual de dolor
me siento entre la pared y mi hueco
a decirme oscuridades.
Soy el jardín de las ortigas.
Beberme la savia del rocío
cuando la noche es irreal
tiene un coste en pedradas
y números de ceniza.
El contraste del beso
se subraya en los diluvios
de la atemporalidad.
Las manos son un sueño.
Sólo poseer tu voz en mi garganta
inicia algo en mí.
Tan desnuda la sangre
te ama lento.

Esto es escribir y no lo es.
Anoche me quedé en el mar.




*.*



Escribes la otra espera
la del silencio del atardecer
cuando la luz deja su caricia
en los perfiles
y tu palabra es flor
en el espacio de los tiempos.
Inventas el amor
porque te gusta jugar a la noche
o a pintar las palabras de negro.
Pero sí, escribes
porque las estrellas destiñen tus dedos
de colores celestes
y tu jardín de ortigas
es un campo de luces.
Déjate envolver por el fuego
de tu propio misterio
para saber que estás fuera del tiempo
y que el beso es eterno cuando amas.
Esto es escribir desde la médula
cuando pasas la noche
en alta mar.


Julie Sopetrán

Gracias, Julie, por tus preciosos versos.



6 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

en el envés de la nostalgia
donde quizás es peor
saludos

Julie Sopetrán dijo...

Pero sí... Escribes delicioso.

Ánima dijo...

...y en el mar volviste a hacerlo, no escribir se te da tan bien... :)

Un beso.

Leticia dijo...

La ficción es uno delos mayores placeres en la vida, se vuelve corpóreo a través de poetas como tú Ío. Claro oscura,luminosa paradoja es ésta confesión.

g dijo...

Escribir y no parar de hacerlo, aunque el oleaje se lleve la mayor parte de las letras y el viento se quede inerte ante nuestra voz.

ANTIQVA dijo...

Bellisimo modo de evocar la pasion de escribir, tan similar a la pasion del amor...

Un abrazo, Ío