cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




25 de junio de 2013

Arena adentro




Hay un ruido en una caracola,
una caricia de desierto
en la intimidad de la duna.
Hay una luz al rojo vivo,
una cuenca manchada
con roces de silencio
agrietando el desnudo
deseo entre las piernas.
Hay dos pieles en lento abrazo
arena adentro
costura hacia el ombligo.



2 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Sensual, delicado, impetuoso, azul... Me encanta.

Ío dijo...


Gracias, Julie, gracias, por venir, por leer, por decir, por tu amistad, y por todo, gracias.
Cariños, abrazos, besos, muchos.