cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




21 de junio de 2013

Las ruinas del amor



Las ruinas del amor hoy crían musgo
son piedras enraizadas
que absorben la dulzura de la tierra
el sabor de los vientos
o el incorrupto canto de los monjes.
La columna toscana impacta soledades
todo es jardín lejano …
triste recuerdo convertido en calma
o un sonido de fuente meciéndome la historia.
Paseo entre el yerbajo
sorteo las ortigas,
es una sensación como de muerte
que me aleja de todo
que me lleva al olvido, me distancia,
y estoy aquí y me siento vagar lentamente
como si nada fuera
y al mismo tiempo todo se avivara.
Toco un verde de seda
y por el tacto se me va la esencia
o esta triste quimera
que es vivencia y misterio.


Julie Sopetrán
De su poemario "Canción de tierra para el amor dormido", Guadalajara, 1992














Música: Cello Sonata in A Major
Beethoven




8 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

La gratitud es el único secreto que no puede revelarse por sí mismo. Estas palabras de Emily Dickinson, me ayudan a darte las gracias, Ío, por tu excelente trabajo, por tu voz, por las imágenes escogidas y la música, por tu tiempo, tu trabajo, tu dedicación a la poesía. Decirte que me has emocionado, es poco. Gracias amiga.

Ánima dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ánima dijo...

Precioso momento...

Leticia dijo...

La poesía es amante de la palabra, el poeta es su instrumento que en el ir y venir de sensibilidades se encuentran de frente y se descubren reflejadas como en un espejo. Así se vuelve fractal la poesía, infinita, bella, claro oscura, como el aluvión de sentimientos que la hacen corpórea a través del hilo negro. Un placer leerles Julie, Ío.

Rosalinda dijo...

Julie tus palabras, tu poesía, la esencia de lo que transmites me parece tan bello y lleno de sensibilidad que casi se pueda tocar

Ío dijo...


Gracias a ti, Julie, la emoción es mutua.
Gracias Ánima, Leticia, Rosalinda, por acercaros a este precioso poema de Julie.
Os agradezco a todos vuestras palabras.
Abrazos.

ANTIQVA dijo...

La quimera de la vida... Tan cristalina... Tan de cristal...

Otro abrazo, amiga

Ío dijo...


Gracias por venir, Antiqva, y por todas tus palabras.
Abrazo para ti, amigo mío.